¿Cómo elegir un buen colchón?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

El colchón es el elemento principal del sistema de descanso y de él depende en gran medida el que nuestra espalda tenga la postura correcta, y que el soporte sea cómodo y duradero. A continuación vamos a resumir los factores que influyen a la hora de elegir el colchón que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Firmeza

Depende de varios factores (peso, edad y altura del usuario, etc ). No obstante hay una normativa que determina la firmeza objetiva del colchón en una escala que va del 1 al 10, siendo el 1 la firmeza máxima y la 10 la menor. La firmeza recomendable, según estudios realizados por la fundación Kovacs en mas de 300 usuarios, es la que va entre el 4 y el 7.

Por regla general, en el caso de los niños se recomienda una mayor firmeza, para que se acostumbren a dormir boca arriba y así evitar futuros problemas posturales de espalda. Un firmeza alta se recomienda también en las personas mayores, con el fin de facilitar su movilidad en la cama.

La firmeza depende también de la zona del cuerpo, ya que no es lo mismo la firmeza necesaria para zonas como las caderas y los hombros (que necesitan menos firmeza y mas adaptabilidad) que en zonas como la lumbar que necesitan un cierto apoyo para conservar la curva natural de la espalda durante el sueño.

Adaptabilidad

La adaptabilidad de los materiales ayudan a mantener una correcta posición de la espalda en una superficie plana. Los materiales que intervienen en un sistema de descanso, ordenados de menos a mas adaptabilidad, son: muelles, espumas convencionales, látex y espumas viscoelásticas.

La combinación ideal es una base de soporte firme, que tenga en cuenta las diferentes zonas del cuerpo, y una capa de material mas adaptable. El grosor de la capa superior adaptable dependerá principalmente del peso, entendiendo que a mayor peso mayor debería ser dicha capa para que la capa inferior menos adaptable no empuje en exceso en las zonas mas pesadas del cuerpo.

Sensación Térmica

Todos tenemos una distinta percepción de la temperatura. Hay personas que no pueden aguantar el calor, y hay otras que se mueren de frio a la mas mínima. En los colchones estas sensaciones son básicas a la hora de elegir el adecuado a nosotros. Las personas calurosas deben tender a elegir un punto de firmeza mayor ya que la superficie de contacto con el colchón en sistemas de firmeza alta es menor que en los de firmeza muy baja, siempre entendiendo que es básica la higiene postural y que para regular la temperatura tenemos otros medios (buenas sabanas de algodón, tencel con poliuretano inducido, etc).

Resistencia y durabilidad

En el caso de los colchones de muelles la variable principal deberia ser el grosor y calidad de los muelles, pero es relativo, ya que la mayoría de los colchones de muelles tienen una capa superior de espumación (convencional, latex o viscoelastico) que son las que marcaran con su grosor y densidad la calidad del colchón de muelles.

En el caso de las espumaciones, el factor principal para la durabilidad es la densidad de los materiales, en principio la densidad mínima recomendable en los colchones viscoelásticos es de 35 kg. para la base y 55 kg. para la capa superior de viscoelástica.

De todas maneras si tienes dudas puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a elegir el mejor colchón para tu caso concreto